Inicio Inicio Extranet
   

 

Razones por las que un seguro de responsabilidad civil es necesario para los fotógrafos.

 

Quién es SEDEFOTO y sus objetivos

SEDEFOTO es una asociación sin ánimo de lucro, creada por fotógrafos profesionales y no profesionales junto a juristas especializados en Derechos de autor y propiedad intelectual y fotógrafos también,  con el objetivo de proteger la acción fotográfica y dotar de un respaldo y seguro de responsabilidad civil.

 

Qué otros aspectos cubre SEDEFOTO

Hasta la fecha son escasas las asociaciones para la defensa de la actividad fotográfica. No así, aquellas que concilian en sus artículos de constitución, las relaciones técnicas y de comunicación entre asociados, con concursos, premiso, exposiciones, conferencias y otras actividades. Tanto en las de aficionados cómo las de profesionales, no han desarrollado o no incluyen aspectos de la defensa y seguridad de los asociados.

 

Desde SEDEFOTO pensamos que es necesario, cada vez más, disponer de un soporte económico que respalde los trabajos, pérdidas de archivos, asesoría jurídica ante situaciones de complejas, representación de los derechos ante instituciones y otras actividades que redunden en garantizas unos derechos y sus correspondientes defensas.

 

Siendo el Seguro de Responsabilidad Civil una de las cuestiones que se ofrecen, hay que considerar que aún siendo importante, no es la única función o actividad que se ofrece en SEDEFOTO.

 

Problemas en la acción fotográfica

De tal forma que salir a la calle con una cámara no se convierta en una empresa sin ningún tipo de soporte y cargada de riesgos. Hoy todo el mundo o una parte importante de la población defiende el derecho a su intimidad de forma beligerante, en ocasiones hasta judicialmente.

 

Los cambios ante la toma de imágenes vista por las gentes normales

Lo que antes era una actividad que concentraba a jóvenes y mayores en torno a una cámara, con la idea de que de ésta no iba a salir nada malo, se ha transformado en  la confundida idea mercantilista de que todo lo que una cámara recoge, si se trata de nosotros es, algo por  lo que se puede pedir una determinada y, en ocasiones, importante cantidad de dinero. Ni que fuéramos unos famosos, defendiendo la venta y negociación de las adineradas exclusivas.

Se están confundiendo las cosas, de tal forma que o todos nos sentimos artistas o la cámara se ha convertido en un arma peligrosa, se haga con ella lo que se haga.

 

Las noticias de abusos en el uso de imágenes fotográfica sin permiso o autorización.

Por otro lado, es notorio y cada vez conocemos más noticias de fotógrafos a los que, sin su consentimiento, se les ha utilizado una imagen, obtenida de diferentes archivos o procedimientos,  eso sí, sin su autorización.

Ante estos casos se nos plantea el litigio, dado que al hacer la reclamación en muchas ocasiones no aceptan los acuerdos y/o remuneración por un trabajo realizado y usurpado.

 

Argumentos de que una imagen es, también trabajo, y que todo lo que se llame así debería ir unido a una  remuneración acordada, es algo difícil de conseguir con una simple conversación. En cualquier caso, es mejor que un profesional nos asesore o, incluso, interponga las reclamaciones o en caso de ser necesario o no llegar al acuerdo, la demanda correspondiente.

 

La protección del fotógrafo requiere un seguro de responsabilidad civil y una asesoría especializada

El desamparo es por tanto de doble filo. Necesitamos sentirnos protegidos y a su vez necesitamos de la protección del derecho ante los abusos y robo de imágenes.

 

De ahí ha surgido SEDEFOTO, de la triste experiencia de años de noticias y denuncias. De usos no autorizados y de problemas derivado de la pérdida o sustracción de un reportaje o de un trabajo profesional o del resultado fotográfico de un determinado viaje.

 

En suma, al igual que sería impensable o sólo para alocados, salir con un coche sin seguro, es hora de que esta mentalidad corroborada por años de experiencia y, también, obligaciones legales, se pase al medio fotográfico para que ese seguro que tenemos en el vehículo que nos permite circular con cierta tranquilidad, lo tengamos cada vez que cogemos una cámara y salimos a la calle, trabajamos en un espacio determinado, hacemos una  boda, un reportaje urbano o trabajo creativo. Es necesario tener esa seguridad de encontrarnos cubiertos o asegurados.